Explicar la historia solo con texto era aburrido, aquellos juegos necesitaban gráficosRoberta Williams

Roberta Williams era esa ama de casa que nunca estuvo interesada en la programación de videojuegos ni en la informática en general pero también era esa clase de persona creativa que bebía su inspiración de su afición a leer libros de aventura y cuentos desde niña. Fue después de su matrimonio con Kenneth Williams, un programador de IBM, cuando comenzó su andada por el mundo de los videojuegos hasta el punto de crear el género de la aventura gráfica.

Y es que, casi de casualidad, Ken Williams encontró en el servidor donde trabajaba, un programa llamado “Adventure” que en realidad era una copia de “La aventura original” o “Colossal Cave Adventure“. Ken hacía un programa de impuesto sobre la renta cuando descubrió que se había topado fortuitamente con el primer juego de aventuras de ordenador escrito en Fortran (lenguaje de programación desarrollado por IBM en 1957).

Para saber de dónde surge este Colossal Cave Adventure hay que ir hasta la cueva Mammoth de Kentucky donde un aficionado explorador, así como programador, reprodujo porciones de estas cavernas a fin de poder jugar al juego con sus hijas pequeñas. Por entonces, Will Crowther, se encontraba desarrollando el ARPANET, el precursor del Internet actual.

Ken no dudó en enseñar el juego a su mujer para que lo probara pero Roberta no pudo parar de jugarlo hasta que lo terminó y después, continuó con los juegos de la empresa Adventure International hasta convertirse en una gamer de la época.

Tres semanas fueron suficientes para diseñar y escribir el que sería su primer videojuego: Mystery House, un juego basado en la novela “Los diez negritos” de Agatha Christie. Al leerlo, Ken supo enseguida que se encontraba ante algo realmente bueno y decidió programar el juego bajo la directriz de su mujer. Después de comprar un Apple II, desarrolló un compilador Fortram y en apenas tres meses el juego estuvo terminado. Vendieron 15.000 copias.

Después de la fama tras el lanzamiento en 1980 de Mystery House, llegaron otros tantos títulos y se decidieron a crear su propia compañía Online Systems que poco después se convertiría en Sierra.

Estos son algunos de sus juegos: Mystery House (1980), Wizard and the princess (precuela de King's Quest (1980), Cranston Manor y Ulysses and the golden fleece (1981), Time Zone (1982) y The dark crystal (1983)

Estos son algunos de sus juegos: Mystery House (1980), Wizard and the princess (precuela de King’s Quest (1980), Cranston Manor y Ulysses and the golden fleece (1981), Time Zone (1982) y The dark crystal (1983)

Roberta Williams fue la diseñadora de todos los King’s Quest que abrieron la época dorada (desde el primero lanzado en 1984 hasta el último de 1998, ya que las posteriores entregas fueron realizadas por otras compañías que compraron sus derechos. Fue esta la saga que a día de hoy se considera que sembró las bases de las aventuras gráficas. De hecho, posteriores a esta saga, encontraríamos títulos muy famosos como Maniac Mansion de Lucas Arts (1987) o The secret of Monkey Island (1990).

Uno de los juegos más polémicos fue Phantasmagoria, un juego de terror grabado con actores sobre croma que ocupaba 7 CDs (8 en la versión de SEGA Saturn). Y es que, las escenas de violencia que incluían una violación la llevaron a recibir durísimas críticas. A ella misma se la puede ver en este juego…

A la derecha del todo, podemos ver a Roberta Williams junto al barman.

A la derecha del todo, podemos ver el cameo de Roberta Williams junto al barman en Phantasmagoria.

Phantasmagoria1

Así lucía Phantasmagoria con sus escenarios generados por ordenador y sus actores sobre un croma.

Podría decirse que a esta mujer la mató (profesionalmente) el 3D de mediados de los 90 ya que decidió retirarse junto con su marido cuando vio que el uso de estas tecnologías en las que ella había confiado, no habían supuesto la revolución que ella esperaba. (La decepción vino con King’s Quest, The Mask of Eternity)

Aquí termina la visión de la que fue y es Roberta Williams, una mujer un poco desconocida en el mundo de los videojuegos, que permaneció rodeada de ingenieros, físicos y matemáticos y en vez de perder los nervios, supo unir los conocimientos tecnológicos con la creatividad.

¿Qué habría sido de las aventuras gráficas sin esta mujer? por suerte, nunca lo sabremos…