Ratitos de diversión adulta y explícita, característica del PEGI 3 con Tomodachi Life. Vivir ese sueño de tener amiguitos abandonados en una isla se ha cumplido y solo en un juego así, te verían como a un semi-Dios. ¡Putéalos! El ambiente se caldea a lomos de la inseparable, robusta, dura y sexi espada de Red, la cantante sin voz que recorre Cloudbank. Seducidos por la ambientación y bamboleos de la Transistor,  agarramos semejante trabuco sin pestañear. Es ahora o nunca, el Proceso nos persigue mientras este mundo digital se muere...