No hay que escatimar ocasión para repartir paz justiciera por el reino de Hyrule, porque aunque pueda parecer que no, tener, tiene “historia”.
Nos adentramos como auténticos guerreros gamers en el bar para tomar las apropiadas tapas y debatir después, lo entretenido que es jugar a un musou con personajes carismáticos. Hyrule warriors, la cucada está servida.