Sucesor espiritual de Panzer Dragoon.

Prólogo

De unos años aquí, parece como si cualquiera tuviera la potestad de discernir qué es un videojuego o no, caso de Beyond two souls. O de enterrar juegos que antaño eran de culto para un target muy especial, además de minoritario.
Es triste leer análisis donde lo importante para el que lo analiza, es si se ajusta al perfil de juegos de moda en esos momentos, si tiene tal motor gráfico que luce espectacular o si es tipo sandbox. Además del consabido bajón de dificultad en muchos de los juegos que pueblan actualmente las estanterías de las tiendas y que a muchos de los analistas les ha entusiasmado tanto dicha iniciativa.

Por eso hay juegos que se tienen que labrar su futuro con el boca-oreja entre los fans y pasando olímpicamente de las notas y exámenes de los supuestos especialistas que se ganan la vida con ello.
Qué hubiera sido de juegos como Ico que en su día fueron inicialmente denostados y apestados por salirse del arquetipo de moda en aquellos tiempos…
Aunque también las desarrolladoras y en especial publicadoras tienen parte de culpa en las malas gestiones de sus juegos, caso de Sony con Demon’s souls.

En el caso del juego que hoy nos ocupa, puede que tenga parte de estos casos mencionados anteriormente, ya que Crimson Dragon ha sido un juego maltratado y mutilado por la prensa especializada de casi todo el mundo y además mal gestionado y publicitado por parte de Microsoft.

Gestación

Crimson Dragon fue desvelado por primera vez en el Tokyo Game Show del año 2011 bajo el nombre de Project Draco en exclusiva para la consola Xbox 360, ya que sería distribuido por Microsoft Game Studios. Inicialmente se anunció como exclusivo para Kinect, el cual sería necesario obligatoriamente para poder jugarlo, cosa que no sentó nada bien para los fans del juego.
Y es que aunque muchos podáis pensar que se trata de una nueva Ip que, técnicamente así es, a nadie se le escapa que este Crimson dragon no es sino la actualización de la antaño añorada saga Panzer Dragoon de Sega, que vivió en la época de Sega Saturn su mayor esplendor con tres juegazos que dejaron una huella muy profunda en todos aquellos que pudieron disfrutarlo en su momento o los que lo hicimos a posteriori.

Crimson Dragon es la secuela espiritual de Panzer Dragoon como decimos y es que detrás de las riendas del desarrollo se encuentra Yukio Futatsugi antiguo empleado de Sega y ahora cofundador de Grounding Inc junto a Mineko Okamura.

Crimson Dragon

Crimson Dragon está protagonizado por un jinete de Dragones al más puro estilo Panzer Dragoon o LAIR en un mundo inhóspito y poblado de Dragones de muchas clases y tamaños. La historia arranca después de una fase a modo de tutorial básico en la cual al final de la misma nos encontraremos con el Fantasma Blanco; un gigantesco Dragón de proporciones titánicas que nos hará testigo de cómo devora al dragón con el que nos encontrábamos luchando. A partir de ese momento unas esporas carmesí venenosas irán esparciéndose por todos los mundos que habitan este Crimson Dragon e infectando a muchos jinetes y dragones.

Nuestra misión será la de investigar la procedencia de dichas esporas, viaje que nos llevará unas ruinas ya olvidadas por los humanos. A lomos de nuestros dragones visitaremos distintas localizaciones como vastas extensiones de océano salpicadas por colmenas donde se agruparán nuestros enemigos, bosques espesos y llenos de peligros, zonas de lava y antiguas ruinas entre otras.

Cada zona aloja distintas misiones, donde algunas nos exigirán ciertos requisitos como anticuerpos para realizarlas o más nivel en nuestros dragones para salir victoriosos. Y es que es aquí donde se encuentra una de las mayores novedades de este Crimson Dragon, ya que tendremos completo control sobre el desarrollo y gestión de nuestros dragones, sus habilidades y muchos objetos a lo largo del juego.

Empecemos hablando de las fases en sí, que como en Panzer dragoon serán sobre raíles y no tendremos completo control sobre los Dragones al menos en el 90% de los casos. Para quien no haya jugado a un Panzer, decir que sigue mecánica parecida a los House of the dead o Resident evil umbrella chronicles de Wii pero en este caso sí que podremos esquivar y mover al dragón para evitar disparos enemigos y desplazarnos por la pantalla aunque sin poder elegir las rutas que sigue nuestro dragón.

Las fases están llenos de retos que plantea el juego, aunque se pueden terminar perfectamente sin hacer caso de ellas, pero nuestra puntuación será mucho más baja además de la experiencia que también será menor, amén que llegará un momento que no se desbloquearán más fases hasta que cumplas una serie de requisitos.

Como decíamos el juego te plantea retos entre las distintas partes de una fase. Así te puede retar a que en determinada zona de la fase no te hagan daño, o a recoger balizas o terminar con todos los enemigos entre otros muchos retos. Cada reto sería puntuado y comparado con tus amigos en tiempo real en la misma fase. Todo un acierto por parte de Grounding inc., ya que lleva al título a unos piques mortales. Al terminar las fases seremos puntuados globalmente haciendo media de todos los desafíos que hayamos completado durante la misma y comparando una vez más con nuestros amigos que también poseen el juego. Dando una puntuación entre la D que es la peor hasta la S que es la más alta. También te dirán qué dragón utilizaron tus amigos y con qué nivel estaban para que el pique sea llevado a un grado de locura total. Y es que el desarrollo y gestión de tus dragones será muy importante en esta historia, ya que no solo subirán de nivel, sino que existen muchas habilidades secundarias para ellos además del disparo principal. Existen varias razas de dragones cada cual aportando pros y contras que Grounding pone en tus manos. Algunos dragones serán más rápidos y manejables, otros tendrán ataques más poderosos o mejor defensa. A su vez, tendrán debilidades como que los más resistentes tendrán una menor potencia de ataque.

Y aquí es donde entra en juego la decisión de qué habilidad secundaria llevar, y creedme que es vital saber equipar a tu dragón para equilibrarlo ya que de nada te servirá por ejemplo coger un dragón de una potencia de ataque descomunal si en la parte defensiva no da la talla. Así es preferible pillar una habilidad para repeler ataques enemigos en vez de un ataque mega especial para equilibrar tu dragón. Ahí ya entran las preferencias y la forma de jugar de cada uno.

Con todos estos elementos como podéis imaginar tenemos juego para muchas horas ya que subir a los dragones para seguir avanzando te llevará a repetir fases. Pero realmente el juego invita a ello para aprenderte las fases y hacerlas perfectas y así superar la puntuación de tus amigos. Cosa que al principio te podrá parecer un trabajo arduo y casi imposible pero cuando pasan las horas de juegos verás como te acercas a sus marcas.

Para subir de nivel los dragones no solo hace falta puntos de experiencia, sino llegado el momento, el dragón deberá evolucionar y trascender a uno más poderoso para seguir subiendo niveles, algo parecido a lo que vemos en sagas como Fire emblem cuando llegamos al nivel 20, en este caso cuando llegamos al nivel 10.
Tendremos que tener una serie de semillas que nos pedirán como requisito para evolucionar nuestro dragón. Y creedme, verlo crecer y mutar hacia un dragón más grande y mortal es la hostia.

Hablando de los dragones, cada dragón que vayamos adquiriendo en el juego, al llegar nuestro personaje a determinado nivel, si nuestro personaje también sube de nivel.
Cada uno de esos dragones además de tener unas habilidades innatas en ellos como ya explicamos anteriormente, también serán de un elemento inicialmente que pueden variar entre fuego, viento, rayo, etc. Podremos cambiar sus atributos también a base de semillas y de esta forma, la personalización es casi total en los dragones ya que hay tantas habilidades, atributos y dragones… en definitiva, tantas posibilidades que pueden llegar abrumar a más de uno.

El juego fue parcheado posteriormente a su salida y ahora cuenta con un modo multijugador donde podremos cooperar con nuestros amigos aunque desgraciadamente no he podido probar este modo de juego por falta de tiempo y no puedo atestiguar de primera mano su valía.

Saori Kobayasi

Es la artista tras la gran banda sonora que atesora Crimson Dragon y la cual realizó en el pasado muchos trabajos para Sega, siendo la serie Panzer Dragoon sus mayores trabajos realizados.

Además de Crimson Dragon y Panzer Dragoon, ha participado en las bandas sonoras de Sonic drift 2, Night intro dreams, shadowgate 64: trials of the four towers y super monkey ball: banana splitz.